Hora en Chile

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Navegación2
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Sáb Ago 20, 2011 12:49 am.
Últimos temas
» A Walk To Anything Normal.
Lun Mar 11, 2013 8:56 pm por Katrina S. Romanov

» Anden 9 y 3/4 {confirmacion elite}
Vie Jul 20, 2012 10:14 am por Invitado

» Afiliacion Elite - Light Shadel
Mar Mayo 22, 2012 7:59 pm por Invitado

» The House Of Night {Afiliacion Elite}
Mar Mayo 22, 2012 3:51 pm por Invitado

» yale-university [ Afiliación Elite]
Vie Mayo 11, 2012 2:19 pm por Invitado

» The Hidden Wars... La paz ha durado demasiado tiempo[Elite]
Jue Mayo 10, 2012 6:29 pm por Invitado

» Lectores Escribiendo
Mar Mayo 01, 2012 4:44 pm por Invitado

» Homo Club- Rol Yaoi. {Cambio de Botón! -ELITE}
Mar Mayo 01, 2012 12:05 am por Invitado

» Full Moon (elite)(se necesitan pj's annon)(Se busca a Jacob Black, Emmett McCurty, Rosalie Hale, Jane Vulturi entre muchos otros)
Vie Abr 27, 2012 11:02 am por Invitado

Foros Hermanos

http://img703.imageshack.us/img703/9734/boton75x35copia.png

Afiliados de Elite

Image and video hosting by TinyPicTwilight MoonNew Kuroshitsuji RolPhotobucketTinypicPhotobucketImage and video hosting by TinyPicInferno CitySecret MelodyImage and video hosting by TinyPicThe Vampire DiariesFinite IncantatemImage and video hosting by TinyPicBSS&GImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicAnden9y3/4Internado Convetry Foro RolImage and video hosting by TinyPicRUN AWAY RPG


Cassandra Izyë Nastærk Rageon Winnik.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cassandra Izyë Nastærk Rageon Winnik.

Mensaje por Invitado el Vie Sep 02, 2011 10:00 am


Cassandra Izyë Nastærk
Ficha


Datos Básicos

Nombre completo
Cassandra Izyë Nastærk Rageon Winnik.

Apodos
Cass, Cassie, Izy, Hurricane, Zorra...

Fecha de nacimiento
13 de julio de 1992.

Lugar de nacimiento
Constanta; Rumanía.

Nacionalidad/es
Rumana; inglesa.

Fraternidad
Bithaen.

Economía
Alta.

Orientación sexual
Sexual.


Datos Físicos

Altura
Casi un metro setenta.

Complexión
Esbelta.

Color de piel
Caucásica.

Color de ojos
Azul.

Color de cabello
Negro.

Apariencia
Spoiler:


Datos Psicológicos

Manías y Hábitos
»Presenta alguna que otra dioptría desde pequeña, con el tiempo ha desarrollado una leve hipermetropía, por lo que necesita gafas de cerca. Aunque las lleve en el bolso, jamás se las pone en público; fuerza un poco la vista y ya está.
»Se muerde el labio inferior cuando algo le gusta.
»Es ninfómana, así que puedes imaginarte otro de sus hábitos.
»Cuando se siente asustada, se toca la pequeña cicatriz de la mejilla derecha, que suele tapar con maquillaje, que le hizo su padre con las esquirlas de la botella de tequila.
»Se pone nerviosa cuando le cogen fuerte del brazo.
»Humedecerse los labios.
Gustos/Preferencias
»El brandy y el whisky.
»Los peluches.
»El color rojo.
»Drogas, alcohol, sexo...
»El fuego.
»Los tópicos del rock'n'roll, las carreras de motos, hacer todo y cuanto le puedan prohibir.
»El ácido.
»El deporte.
»La lencería cara.
»Cantar a pleno pulmón.
»Los tíos, las tías... Todo.

Disgustos/Aversiones
»La empalagosidad en exceso.
»El café frío, el salado.
»El abuso del color rosa.
»El ron.
»Las corrientes de moda.
»Las sorpresas.

Virtudes
»Tiene un gran talento con la cámara y posando para ella.

Defectos
»Es bastante supersticiosa.
»Tiene miedo a las tormentas, irónico.

Descripción Psicológica
«Quiero verte arder»
Mentira. Todo, falso, falacias, engaños, frases con un trasfondo y unas malas intenciones detrás. ¿No te enseñaron de pequeño a no mentir? A Cassandra no. Ojalá alguien le hubiera lavado la boca con jabón, ojalá alguien la hubiera castigado sin salir hasta rectificar. Como fuera. Pero se hizo tarde. Cuando hablamos de Nastærk, puedes tener por seguro que solo conocerás la parte de su vida que más la favorezca. O, más bien, la parte que se ha inventado. La
drama queen oficial, una falsa apariencia envolviendo ese huracán impasible que acabará con todo y cuando se interponga en su camino. No le importa traicionar a sus amigos. No le importa traicionar a su familia. Si con eso ella se mantiene sana y salva. ¿Por qué no? De nada sirve anteponer al resto, si luego nadie podrá devolverte el favor. Si tú caes.

«No soy una Afrodita. Soy mejor»
Y con esta presentación, tu mundo estará intoxicado. Envenenado por una droga, una droga lenta y letal, corrosiva. Una vez dentro, es muy difícil sacarla de tu vida. Vendrá con su sutil contoneo, y lo hará para quedarse. Cuando quieras fijarte en su dentado, será tarde. Tarde para dejarlo. Tarde para curarte. Tarde para todo. El verdugo de tu cordura tiene nombre, un nombre de letras de neón que asediará tus sueños todas las noches. Cassandra.
Cassandra, cassandra, cassandra... Repítelo cuantas veces necesites para quedarte con ello, pues, si lo olvidas, vendrá ella misma a recordártelo. Sus ojos de hielo puro. Sus labios de miel amarga. Su loca forma de ser. Si buscas linealidad en tu vida, la recomendación es cambiar de rumbo en cuanto la veas caminar paralela a ti. La recomendación es apartar la mirada y pensar que ha sido una pesadilla. Porque lo es. Una pesadilla real. Aquella capaz de joderlo todo, todo por lo que habías luchado, llorado o reído. ¿Todavía quieres más? Fogosa. Ardiente. Impulsiva. Con Cass, los parches de nicotina no sirven. Llegarás a un punto en el que necesitarás de su dosis de locura para poder vivir, necesitarás de su humor ácido para lograr continuar con tu día a día. Es única. Y da gracias por ello. Vive contracorriente, la multitud abre paso para ella cuando la atraviesa en sentido contrario. ¿Dices norte? Ella dice sur. ¿Dices blanco? Ella dice negro. ¿Dices sexo? Ella dice... sexo. En eso no hay discusión. Cassandra es perfecta. Perfecta a su manera.

«La venganza es el desayuno de la sociedad»
Tiene mal perder. Es posesiva. Celosa al extremo. Rencorosa, agresiva, arrogante, impaciente, traidora, desconfiada, irresponsable, impulsiva, terca, antojadiza, obsesiva, sarcástica, desobediente, perfeccionista. ¿Se te ocurre algún otro mal adjetivo para esta muñeca? Todos valen. Si alguna vez te dijeron que no hicieras caso de los rumores, olvídalo. Aquellos que lleven el nombre de Cassandra en su argumento, da por hecho que son ciertos. Porque siempre lo son. Y, ¿sabes qué? No le importa. Le gusta. Le gusta que la gente sepa quién es. Quién es aquella zorra. Quién es capaz de destruir sus vidas. Es más fácil ser temida que amada, y en este caso, renta mejor. La mala fama alimenta su ego. Sabrá eliminarte de su vida en cuanto te vea prescindible. Porque en la historia que conforma su mundo, solo hay sitio para un protagonista. Cassandra. Es individual. Un espíritu libre. Demasiado libre. No cuenta con los demás. Que sean ellos los que cuenten con ella, ¿no? Así se ahorra disgustos. Porque las cosas se hacen bien, o no se hacen. Se hacen a su manera, o no se hacen. Si quieres suicidarte y acomodarla a tu vida, solo hay algo que debes tener en cuenta. No me hago responsable de los daños psicológicos o físicos que pueda provocar.

«Todo lo que me gusta es inmoral, ilegal, o engorda»
¿Sabes qué es que un trozo de carbón incandescente arrastre su llama por tu piel? ¿Sabes qué es que la humareda ardiente de ese carbón penetre en tus miembros hasta dejarlos inutilizables? Lo sabes si has intercambiado unas palabras, aunque sean obsoletas, con este veneno de cuerpo de mujer. Tendrás las mismas sensaciones. Al principio, no te importará, será mero calor. Pero según te acerques, las punzadas se harán más fuertes e intensas. Primero, atracción. Después, arrepentimiento. Finalmente, adicción. Como el más incauto de los masoquistas, soñarás cada noche con aquella que causa tu impotencia. Y no podrás desengancharte de esas heridas ardientes causadas por su llamarada impasible. Manipuladora. Sabrá qué necesitas oír para que hagas lo que ella desee. Porque, de cada diez palabras, nueve son mentira, y la décima se la acaba de inventar. Si alguna vez dice algo verdadero, se te hará imposible identificarlo entre tantas falacias. Voluble. Bipolar. ¿Te dijo que no? Ahora dirá sí. Cass no escupe al hablar, no te debate al instante cuando sus ideas son otras totalmente distintas. No. Ella te enreda, te engaña, te seduce y te atrapa hasta que todo sea como ella lo ve correcto. Eso si tienes suerte. La otra opción, es que su humor del momento la empuje a decirte las cosas a la cara. Cuando vea que no quiere ya nada de ti, cuando vea que eres prescindible, sabrás todo y cuanto esta morena piensa de ti. Insultos. Halagos. Lo que sea. Siempre con su pertinente agresividad. Aunque no pueda gritar, aunque no pueda hacer que tus oídos se resientan por sus chillidos, hará que te duela. De una forma u otra, hará que te duela.

«―Haz el amor, no la guerra.
―¿Y qué tal si hacemos las dos cosas?»
La tentación en persona. Sensual, provocativa, fogosa. Y con aquellos labios complacientes, aquellos que saben qué necesitas oír. Tiene todo planeado al milímetro. Y un plan B por si algo falla. Astuta. Sexo salvaje, y sin sentimiento. ¿Por qué no solo follamos? Si has conseguido caerle bien, o si tu cuerpo ha conseguido caerle bien, no dudará en ofrecerte una noche intensa. Única. Irrepetible. Que volará en colores de neón junto a su nombre en todos y cada uno de tus sueños. Amante infiel. Varios son los que han querido que este veneno con cuerpo de mujer. Varios son los que se han quedado con un mal sabor de boca. ¿Por qué quedarse con uno, cuando se pueden tener muchos más? Y, si ninguno es de calidad, será mejor que haya cantidad. Cass es un postre que querrás tener siempre en tu menú. Y olvidarás el primer y el segundo plato. Explosiva. Un modo de ser fogoso, imparable, impulsivo. Una mirada coqueta. Un movimiento lento de labios. Una caricia casta. Y te tendrá entre sus redes. No hay mejor deporte que el sexo. Con ella, no tendrás el problema de que quiera algo más después de meteros en la cama. Al día siguiente, no habrá pasado nada. ¿Una zorra? Quizá. O quizá no. Se trata de una víctima, una esclava de las necesidades básicas. Y no le importa.

«No hables a una puta sin su permiso»
Porque, cuando dejas de sentir adrenalina, nada queda. Todo vale. Todo vale si le da una chispa de vida. Ya de por sí practica todo tipo de deportes para ello. Sentir los nervios a flor de piel. Una dilatación involuntaria de pupilas. Si quieres conseguir a Cassandra, necesitas algo excitante. Algo que te haga distinto. Revelarte contra la corriente. Hacer algo que te identifique entre la multitud clónica que habita Evesham. Porque su vida se basa en que ha de probarlo todo. ¿Qué más dará que sea peligroso? ¿Qué más dará que duela? Si no lo pruebas todo, ¿de qué te ha servido vivir? ¿De qué te sirven ochenta años encerrado en casa para que nada te dañe, cumpliendo todo a raja tabla y sin marcar tus propias leyes? De nada. Absolutamente nada. Una vida obsoleta no es una vida. Pruébalo todo. Siéntelo todo. Y podrás decir que has vivido.

«Vive rápido, muere joven, y tendrás un bonito cadáver»

Datos Históricos

Relación con Elizabeth Montgomery
Si preguntaras a Cassandra directamente, ella te diría que Elizabeth era una zorra con todas las letras, y sea lo que sea lo que le ha pasado, se lo merece. Pero oculta algo, y es que su corazón pertenecía a esa Bithaen, y la muy puta no dudó en rompérselo. No sin antes jugar con él. Eran buenas amigas, las típicas que se quedan en casa de la otra para compartir secretos. Cassandra llegó a pensar que quizá, solo quizá, esa zorra compartía sus sentimientos. Y Elizabeth la rompió entera. Le guarda gran rencor, aunque siga sintiendo algo por ella. La odia y la ama. «Pero está mejor desaparecida, o muerta. Da igual. Ahí está mejor».

Familia
Kathryn Winnik Nastærk~ madre biológica; 29 años, fallecida.
Darius Nastærk~ padre biológico; 31 años, fallecido.
Abygaëlle Rageon~ madre adoptiva; 46 años, ama de casa.
Ron Rageon~ padre adoptivo; 47 años, abogado.
Jared Rageon~ hermano adoptivo; 21 años, estudiante.

Historia
Trece de julio de 1992. Constanta, Rumanía. Aguas frías azotando la costa por un huracán que pasó a muchos kilómetros, recorrió todo el mar Negro y acabó por aterrizar su fuerza devastadora en Ucrania. Pero otro huracán nació bajo la luz parpadeante por el viento de un salón, de menos fuerza, pero que haría patente una existencia que nadie olvidaría. Diez horas de parto dieron como resultado a ese fenómeno atmosférico de cuerpo humano, de nombre Cassandra. Cassandra Izyë Nastærk Winnik. Mucho le costó a Darius, el progenitor y uno de los culpable de esa vida, que su mujer accediera a tener a su hija en su ciudad natal, por mucho que la alerta gritase que los fuertes vientos podrían causar percances. Pero su estancia allí no fue larga, pues, antes del primer año de Cassandra, la madre, Kathryn, logró volver a Londres, donde tenían verdaderamente el dinero. El saldo de la cuenta de los Nastærk alcanzaba cifras demasiado altas, dotando a la pequeña de una infancia acomodada y bastante consentida. Comenzó las clases bien joven, por aquel cociente intelectual que rozaba el 149. La vie en rose, querida Cassandra. Pero no fue todo tan bello. El rosa se tornó rojo. En su familia, nadie trabajaba, no lo necesitaban. Darius era aficionado a la bebida y tenía malos prontos. No controlaba la ira. Aunque eso no impedía que su mujer la amase. Ni que Cass le quisiera. Hasta que, un día, volvió a casa borracho. Kathryn no estaba. Él mandó a la asistente marcharse, y comenzó a hablar con la pequeña de cuatro años. La sentó en el suelo, delante suya. «¿Sabes cómo serás de mayor?», le dedicó una gran sonrisa, antes de tirar el tequila al suelo y esparcer esquirlas por toda la sala, lacerando la mejilla de la niña. «Será otra guarra, otra puta, como tu jodida madre». Cassandra comenzó a llorar por la herida y el alto tono de su padre. Darius se puso de pie, y, cuando ella le agarró de la pernera para llamarle, recibió una manotazo directo. Desde aquel agosto de 1996, la niña no volvió a decir «papá». Solo tenía contacto con su madre, solo quería estar con ella. Darius la vio crecer tras un muro que la propia Cassandra levantó entre ellos. Pero Kathryn decidió que también quería hacer su debut. Al ver que su hija no hablaba con su padre, se distanciaba de él, en vez de preocuparse, vio una oportunidad. ¿Ocultar su aventura? Ya no era necesario. Cuando su marido salía, ella entraba con otro hombre casado y su hijo. Los ruidos fuertes provenientes de la habitación de al lado no inmutaban a la pequeña, que se limitaba a observar a aquel niño de tres años, hijo del amante de su madre. Se limitaba a observar cómo Kathryn le trataba como si fuera de su propia sangre, como si fuera el estúpido hermano de Cassandra. Y el niño reía y era más feliz que ella. Probablemente, su madre era más feliz con aquel niñato.
El veinte de noviembre de 1998, todo terminó por estallar. Darius volvió a casa, nuevamente borracho, demasiado temprano. Los cálculos de Kathryn fallaron. Mientras Cassandra observaba con verdadero odio a aquel niño de papá, a sus espaldas un padre encolerizado sacaba una 9mm del primer cajón de su mesilla y le metía dos balas en la cabeza al amante de su mujer. Una de canto. Otra en la frente. Los gritos taladraban los oídos de la niña. Aquel pequeño se dirigió hacia Kathryn a voz de «mamá». Darius le dio una bofetada a su esposa y continuó rugiendo. Ella chillaba en la habitación. Ninguno de los tres cerraba la boca en aquella habitación, comunicada por una puerta con el salón donde la solitaria Cassandra quería también gritar. Seis años. Tenía seis putos años. Y alcanzó el mechero de su padre sobre la mesa de café, lo encendió, y dejó que cayera sobre la alfombra de lana que compartían la sala de estar y el cuarto, donde aquellos tres cuervos chillaban, lloraban y se pegaban. Salió del piso con alguna quemadura, pero fue la única en alcanzar la puerta. Los bomberos llegaron tarde. La casa quedó reducida a cenizas. Y los cuerpos inertes de sus padres, el amante y el niñato calcinados.
Nadie preguntó nada. Ningún policía, ningún inspector, ningún vecino. Era una dulce niña de seis años, ¿qué coño iban a preguntar? A alguien se le cayó el mechero. Fin de la historia. La verdad solo quedó en las sospechas mentales de los cercanos y el pecho de Cassandra. Llevaría aquella culpa a cuestas. Pero no le importaría.
Los años pasaron, la joven y única superviviente Nastærk fue dada en adopción. A los diez años, entró como nueva integrante de la familia Rageon, habitantes de Evesham. Se trasladó allí, a un piso normal, con unos padres normales, y un hermano mayor normal. Recibió atención, sí, pero eso ya no le importaba. Su contribución a la economía familiar fue bienvenida. Y nueve años pasaron rápidos. Acabó independizándose y entrando en Nightove, harta ya de todo, queriendo vivir una vida que tuviera su nombre en letras de neón. Cassandra Izyë Nastærk Rageon Winnik. Solo su nombre.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cassandra Izyë Nastærk Rageon Winnik.

Mensaje por Invitado el Vie Sep 02, 2011 12:56 pm

Ficha Aceptada!!!
Bienvenida al Foro Cassandra!!!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.